COMENTARIO CRÍTICO: PÍCAROS Y CABALLEROS.

Como última tarea del proyecto de lengua, hoy traigo un comentario crítico sobre la picaresca en el cual debo comentar mi punto de vista sobre el tema. De esta forma, comenzamos.
 
Picaresca, una palabra quizás bastante utilizada en nuestro país, y con razón. Pero antes que nada, ¿Qué significa exactamente picaresca? La picaresca surge durante el Siglo de Oro y es un subgénero literario de novelas. Aunque en este contexto más bien es referido a la actividad y modo de vida de los pícaros; sí, esas personas que utilizan su astucia para conseguir ciertos beneficios o aprovechar ciertas circunstancias.
 
Si retornamos al Siglo de Oro, los pícaros de la época eran personas pobres que se dedicaban a ganarse la vida como pudieran, usando toda su sutileza en los momentos correctos.
Hoy en día este tipo de personas son el menor de los problemas en la sociedad. ¿Y eso a qué se debe? Pues a que la gran mayoría de nuestros queridos políticos han decidido tomar este papel para montar sus propias películas y salirse con la suya.
 

Por los grandes políticos que tenemos en el país.

Encontramos una gran variedad de casos de corrupción en la sociedad española de hoy en día, como por ejemplo son el Caso Nóos, el Caso Bárcenas, el Caso Gürtel o el Caso Malaya entre muchos otros. En todos ellos participan nuestros superiores, los gobernantes y políticos del país que dicen ser inocentes de cualquier delito que se descubre. Incluso hasta la propia Familia Real se encuentra inmiscuida en estos acontecimientos tan denigrantes.
 
Y es que la dura pero cierta realidad, es que nuestro país se encuentra cada vez más hundido en la miseria debido a la incontable red de corruptos que habitan aquí. Además, no es suficiente con tener que soportar este descontrol que hay en el país, no, sino que gracias a ellos nos han otorgado la humillante etiqueta de ''campeones mundiales en picaresca''. ¿Es que acaso estas personas de postín no se dan cuenta del daño que causan a toda la población? ¿Acaso se imaginan lo que puedan estar pensando el resto de países de nosotros?
 
Ellos se ocupan de mantener a todo su pueblo... en la ruina.
 
Pues no, no debe de importarles mucho que digamos. Pero tranquilos, que aquí no acaba la fiesta: no sólo la clase alta realiza estas picarescas travesuras, también el resto de personas de otras clases colaboran a que nos sellen con tal slogan.
Aunque en su menor medida, la clase media también apoya en cierto modo esa imagen. ¿Cómo? Pues muy sencillo, probablemente nos hemos salido con la nuestra en ocasiones de algún que otro modo: o bien porque decidimos ''ahorrar'' de más cuando compramos algo; o bien porque estafamos a otras personas...
Sea cual sea la situación, y a pesar de quizás no darnos cuenta de ese hecho, nosotros en nuestro día a día damos paso a situaciones picarescas.
 
Por otra parte, también aparece ese rasgo pícaro en la clase baja. Pero desafortunadamente estas personas lo hacen por necesidad, cosa que no sería necesaria si los peces gordos del país no fueran tan egoístas y maleantes.
No se muevan o perderemos nuestra estabilidad política...
 
Como hemos podido ver hasta aquí, se puede resumir la picaresca como rasgo de todas las clases sociales y de todas las personas. Pero sinceramente no pienso que eso tan solo ocurra en España: la delincuencia, la avaricia, la corrupción y varios rasgos más como los que ya hemos tratado se reparten extensamente por todo el mundo. Lástima que seamos nosotros quienes tengamos que destacar en este aspecto por ser los ganadores. Si existiera una gala tipo los Premios Óscar para personas que cumplieran todas esas características doy por seguro que no habría dios en el mundo que fuera capaz de fabricar suficientes premios para tanto vándalo suelto.
 
Pero así es la vida, ojo, no porque no se pueda cambiar. Esto sucede más bien porque poseemos una cantidad innumerable de pícaros y por el contrario carecemos de quijotes. ¿Que qué son los quijotes? Oh claro, es muy probable que ni la mitad de las personas hayan podido ver a estos tipos en su vida, porque parecen extinguirse o desaparecer con el paso del tiempo. No, no hablo de animales, sino de esas personas que luchan por la honestidad del mundo, por intentar crear mejores países y por su puesto, mejores personas.
En la actualidad tan solo unas cuantas personas buscan esta felicidad por el país. Aquí en España tenemos varios periodistas que podrían clasificarse dentro de este grupo, por ejemplo encontramos a Jordi Évole, Ana Pastor, o el Gran Wyoming. Gracias a ellos, comienzan a descubrirse un gran número de circunstancias picarescas y poco a poco va apareciendo una luz al final de este largo y oscuro túnel en el cual nos localizamos en estos momentos tan tensos.

 
Jordi Évole.
El Gran Wyoming.









 

 

Bueno para finalizar, tal vez muchas personas que cometen actos picarescos normalmente no los consideran como tal y se refugian bajo la típica frasecilla de ''Pero si eso no es nada por dios, los ricos si que son todos unos pícaros''. Aunque yo hablando de mi caso más personalmente, es posible que alguna vez haya hecho alguna travesura como engañar a mis padres para poder salir, lo reconozco, pero fuera aparte de esas trastadas no me considero capaz de llegar a estafar a un gran número de personas por el simple hecho de ganar beneficios propios. ¿Y tú, te consideras pícaro/a?

0 comentarios:

Publicar un comentario